¿Realmente quieres regresar?

por

realmente quieres interior

Hace poco me cortó mi novio,  fue horrible y obvio pase por todas las etapas; la negación, extrañarlo, pensar “era el mejor novio y yo lo deje ir”, “lo odio es un tonto por haberme dejado ir” y muchas más de esas etapas que nadie quiere recordar ni volver a vivir. Pero somos mujeres, nos encanta el drama y estas historias nos dan el pretexto perfecto para tomar cafés con amigas de horas, y más aún si te encuentras con una amiga que vive la misma situación que tú, sin duda cada persona tiene una novela que contar.

 

Ahora encontré mi etapa de “ruptura” favorita y la que mejor me ha hecho sentir; “¿Dónde quedo yo?”

 

Siento que a todas nos ha pasado esto, y dentro de todo mi sobre análisis de la situación llegue a varias conclusiones; hay veces que las cosas no funcionan y puede ser porque te toca algo mejor, ya sé que es el consuelo más dicho y menos entendido  pero creo que puede tener algo de razón. Otra opción es seguir en el mismo patrón de hombres y conseguirte al patán #2. Yo te deseo la primera opción siempre.

 

Hay miles de razones por las que puede terminar una relación, hasta por un simple berrinche, ahí es donde nosotras que somos mujeres sensatas, tenemos que ver las cosas con una mezcla de objetividad y emoción   pero teniendo en cuenta lo que sentimos y por qué lo sentimos. Tenemos que ser muy claras, si no lo somos, no habrá solución a esta situación. Hay que salir de nosotras mismas y ver realmente lo que paso y por qué paso, finalmente la parte más importante es que cambiemos lo que podemos y queremos cambiar. Esto nos va  a hacer una mejor persona.

 

No creo que sea malo hablar de lo que sientes y actuar con base en lo que sale de tu corazón, claro que te puedes topar con pared y darte un buen golpazo si el resultado no es el que esperabas, pero ¿qué perdiste? NADA.

 

El solo hecho de conocer realmente la situación y saber qué es lo que te toca hacer para mejorarte a ti misma,  a tus pensamientos, a tus sentimientos y la persona que más debes amar, que eres TÚ, cambiará tu perspectiva de las cosas.

 

Nadie se enamora realmente de un patán ni de una rogona. Seamos honestas, la mejor solución a todo este dilema de amor y desamor es BUSCARTE A TI MISMA, QUERERTE A TI MISMA.

 

¿Recuerdas a esa mujer segura de sí misma, guapa, alegre, divertida, con mucho que vivir, la que se reía de los dramas y seguía adelante? Esa es la mujer de la que él se enamoró. A ella es la que tienes que encontrar.

 

Dato muy importante: nada de lo que hagas, debes hacerlo “por él” o “para que él regrese”, lo debes hacer por ti, para que estés mejor y aunque no lo creas esta vida da muchas vueltas, nunca sabes si en el momento en que ya estés bien, decidas que él ya no es lo que quieres, o mejor aún, que llegue alguien mejor a tu vida.

 

Evidentemente todas las que nos encontramos en esta situación, nos ponemos en un estado frágil porque nos quitaron ese mágico súper poder de la seguridad personal, acéptalo, lo perdiste aunque sea un poco. Hasta la mujer más segura de sí misma duda un poco.

 

Ahora te toca recuperar ese súper poder, arréglate más, no hay nada mejor que verte bien cuando te sientes mal, es el mejor remedio, es automático y finalmente búscate a ti misma y me cuentas como te fue.



Tags: amor, feliz, opinion, pareja, patrones, superación, vida