Haz ejercicio mientras trabajas

por Redacción Fratela

Woman meditating on desk][title www.aminamichele.com

Cada vez es mayor el tiempo que pasamos sentadas en la oficina frente a una computadora, por esta razón presentamos problemas de postura, dolor de espalda, tensión ocular, etc.  Es verdad que no vamos a ponernos a hacer gimnasia en nuestro lugar de trabajo, pero si podemos hacer ciertos ejercicios de estiramiento y de esta forma aumentar los niveles de energía, aliviar nuestro estrés y quemar calorías.

Es importante que realices los siguientes ejercicios con discreción, recuerda que en tu lugar de trabajo tienes que guardar ciertos protocolos, así que asegúrate de esperar al momento apropiado. Un trabajo de esritorio no tiene porque ser una tortura para tu cuerpo, así que te dejamos algunas acciones para mejorar tu postura y mejorar tu salud:

 

  • Postura adecuada Antes de empezar asegúrate de tener la postura adecuada, ya que es indispensable para disminuir los dolores de espalda. Primero que nada la espalda debe de estar recta, con los hombros hacia atrás. Debes ajustar la silla para que puedas poner los pies planos en el piso y tus codos deben de quedar en una posición de 90 grados cuando los recargues en la superficie de trabajo. Asegúrate de que el monitor de la computadora quede al nivel de tus ojos. Si tienes que mirar hacia arriba o hacia abajo quiere decir que tienes que ajustar la altura de la pantalla. También es importante dejar la distancia de un brazo entre tu y el monitor. Es importante que tus hombros estén relajados.
  • Ya sea parada o sentada realiza un movimiento circular con tus hombros, primero llévalos hacia adelante y posteriormente para atrás. Trata de hacer lo mismo con los brazos estirados hacia arriba o a los lados. Este ejericio puedes hacerlo varias veces al día, te ayudará a alviar la tensión acumulada.
  • Cuando estés sentada apoya las manos sobre el asiento, levanta las rodillas por encima del nivel de las caderas y mantén esta pose durante 15 segundos. Trata de realizar esta acción tres veces al día.
  • Para disminuir la tensión, levanta los hombros hasta las orejas. Mantén esta posición unos segundos y luego relájalos.
  • Sentada, con los pies apoyados sobre el piso, junta las rodillas hasta contraer los músculos de la parte interna de los muslos (aductores) durante 15 segundos. Repita tres veces diariamente.
  • Delante del pecho junta las palmas de las manos, y presione lo más que aguantes durante 15 segundos. Con este ejercicio reducirás la tensión de los brazos y manos. Este ejericio lo puedes hacer parado o sentado.
  • Realice ejercicios para los glúteos, manteniéndolos apretados por un tiempo para luego relajarlos.
  • Para fortalecer el cuello, mira al frente y lleva la oreja derecha hacia el hombro de ese lado, manteniendo este estiramiento al menos durante cinco segundos. Repite la operación con el costado opuesto. Nuevamente, con la cabeza erguida, déjala caer hacia delante, manteniéndose así durante cinco segundos. Vuelva a levantar la cabeza y ahora gírela al lado derecho, buscando tocar con la barbilla el hombro de ese lado, manténgase así por cinco segundos y cambie de costado.
  • Mueve y sacude tus muñecas regularmente. Esto te ayudará a prevenir el  síndrome del túnel carpiano especialmente si escribes mucho.
  • Si  sueles encorvarte en frente de la computadora, abre tus manos a lo ancho, como si fueras a abrazar a alguien, mueve tus muñecas hacia adelante y hacia atrás (el pulgar de arriba a abajo) y lleva tus hombros hacia atrás.
  • Contrae tus abdominales y los músculos de los glúteos, mantenlos así por unos segundos, luego relájate. Haz esto durante el día mientras estás en tu silla.
  • Toma ventaja del tiempo muerto en la oficina para hacer algunos ejercicios un poco más ambiciosos. Algunas sentadillas, flexiones o saltos son muy efectivas.
  • Mantente en movimiento. Procura pararte cada media hora, camina un poco por la oficina y estira las piernas. De igual forma evita en lo posible el elevador, trata de subir y bajar escaleras para estimular la circulación sanguínea y aumentar así la capacidad pulmonar.

 



Tags: