¡A confiar en la vida!

confiar en la vida - interior

“Una de las emociones más difíciles de contactar es la confianza”

Poder confiar implica tener expectativas, esperanza y fe en algo o alguien. Cuando no esperamos nada o pensamos que nada bueno puede llegar, no logramos confiar; hay quienes para lograrlo necesitan primero conocer, se guían por el “ver para creer” y eso al final del día, hace que el camino se vuelva mucho más complicado.

La vida es una escuela, todos los días aprendemos algo nuevo aunque no estemos conscientes de ello, algunas veces también elegimos no aprender la lección y eso no necesariamente está mal, ya que hay tiempos para todo. En ocasiones no estamos listos para superar la lección y ésta seguirá manifestándose en nuestra vida hasta que lo consigamos.

En la cotidianidad, nos vemos obligados a tomar decisiones difíciles, ya que sentimos miedo. El miedo se manifiesta de muchas formas como la ira, el odio, la envidia, la venganza, el resentimiento, etc.  Cuando sentimos miedo, nos es muy difícil tomar decisiones adecuadas, ya que nos impide confiar en la vida.

A veces nos cuesta trabajo dejar ir por el temor a que nunca llegue algo mejor, todos nos hemos visto en la situación de no poder tomar una decisión por miedo, por ejemplo; no dejar un empleo por miedo a no encontrar uno mejor, no dejar ir a una pareja que no nos hace bien por temor a que no llegue otra, no alejar a la gente negativa de nuestras vidas por temor a quedarnos solos, jamás conseguir la cantidad de dinero que nos gustaría, etc.

Estos miedos serían mucho más pequeños y fáciles de enfrentar si pudiéramos confiar en la vida. Confiar en la vida es algo muy parecido a confiar en Dios, cuando logramos confiar en algo más grande que nosotros, no tememos a lo que vendrá porque  sabemos que siempre será mejor.

Si logramos confiar en la vida y además confiamos en nosotros mismos, la adversidad se hará cada vez más insignificante y simplemente resolveremos pequeños problemas; no se nos irá la vida en resolver situaciones cotidianas porque habremos vencido el temor a enfrentar nuestros problemas.

Pequeñas sugerencias para hacer tus problemas pequeños…

  • Conócete mejor que a nadie en el mundo

Cuando te conoces, sabes por qué tomas las decisiones que tomas y de dónde provienen tus miedos, el autoconocimiento es una gran herramienta de vida que todos deberíamos de tener y en realidad pocos tenemos.

 

  • Enfrenta tus problemas

Cuando entendemos la naturaleza de nuestros temores, nos es más sencillo enfrentar la adversidad, los miedos desaparecen cuando los enfrentamos, si huimos de ellos jamás se irán, por el contrario, crecerán y se multiplicarán.

 

  • Ten paciencia y acepta el proceso

Cuando perdemos la paciencia, es común que no terminemos lo que comenzamos, debemos aceptar que las cosas no siempre suceden en el momento en el que nosotros queremos pero esto no significa que no sucederán, debemos ser pacientes y perseverar.

 

  • Siempre espera lo mejor

Sentimos mucho miedo de esperar lo mejor porque pensamos que si lo hacemos, la caída será mucho más trágica. La realidad es que esperar lo mejor nos ayuda a tomar mejores decisiones porque éstas no están basadas en el miedo. Esperar lo mejor siendo pacientes y teniendo una buena actitud, es una fórmula que siempre funciona.

 

  • Ocúpate sólo de tus problemas

Es muy común que nos sintamos responsables de los problemas de las personas que nos rodean, sin embargo los únicos que podemos resolver son los nuestros. Dejemos a los demás resolver sus problemas y ocupémonos únicamente de resolver los propios.

 

  • Inténtalo, inténtalo y después vuelve a intentarlo

Los seres humanos somos repetición, recuerda que la práctica hace al maestro. Confiar en la vida es un hábito y lo debemos practicar todos los días, mientras más confianza tengas en ti, más confiarás en la vida. ¡Comienza hoy mismo!

 

Es posible que si confías en la vida y te transformas, la gente se cuestione qué has hecho para mejorar y quiera imitarlo, esa es la única forma en la que podemos ayudar a las demás personas, es a través del ejemplo y no del control que se logra.

Además de estas sugerencias, que esperamos te sean útiles, te recomendamos que busques alguna terapia o grupo de ayuda para que comiences a conocerte a ti misma y por ende a tus miedos.

Lo único imposible en esta vida es lo que no se intenta, recuerda que está en tus manos hacer que las cosas sucedan, todos podemos alcanzar nuestras metas si nos enfocamos y perseveramos.

 

 



Tags: alegría, confianza, confiar en la vida, felicidad, vida