Vestimenta para una entrevista de trabajo

 

shutterstock_150690056-fx

En ocasiones cuando pensamos en una entrevista de trabajo y nos ponemos tan nerviosas que nos enfocamos en poner lo mejor de nosotras en nuestro curriculum; exaltamos nuestros talentos y resaltamos nuestra educación, nos estresamos por pensar en qué cosas nos podría preguntar el entrevistador o nos cuestionamos si estaremos calificadas para el puesto, es por ello que solemos olvidarnos de un tema sumamente importante, ¡nuestra vestimenta!

La ropa que usamos dice mucho de nosotras, es de cierta forma nuestra carta de presentación visual y dice más de nosotras que mil palabras juntas, es por ello que a continuación te daremos algunos tips para aprovechar al máximo esta carta de presentación dejando una gran impresión en tus entrevistadores.

1-      ¡Que la atención de tu entrevistador no se centre en tu ropa!

Sabemos lo divertidos que pueden llegar a ser los tonos neón y animal print, sobre todo para la temporada de primavera – verano, sin embargo evítalos a toda costa para una entrevista profesional, éstos restan seriedad a tu imagen, en su lugar, elige ropa de colores neutros y formales como podrían ser el negro, el blanco, el azul marino y el gris.  Harán que te veas bien sin distraer la atención del entrevistador.

2-      ¡Menos es más en peinado, maquillaje y accesorios!

En ocasiones pensamos que mientras más maquillaje y accesorios usemos es mejor, esto es totalmente falso, ya mencionamos que la atención del entrevistador se debe centrar en lo que tienes que decir y no en lo que traes puesto, es por ello que te sugerimos que tu imagen sea seria y minimalista, usa un poco maquillaje sin exagerar, evita usar colores llamativos en tu maquillaje y en tus accesorios, usa unos aretes pequeños que combinen con lo que traes puesto, es importante que tus zapatos también hagan juego con todo el conjunto.

3-      ¡La comodidad ante todo!

A las mujeres nos encanta ponernos la ropa que pensamos que nos hace ver bien, sin embargo para una entrevista de trabajo debemos preferir la comodidad, la imagen es sumamente importante pero también lo es la comodidad, asegúrate de usar ropa lo suficientemente holgada para estar cómoda (sin exagerar), recuerda que tener pantalones demasiado ajustados nos puede hacer perder la concentración, lo mismo pasa con los zapatos, elige un par que sepas que puedes usar durante todo el día sin pasar malos ratos.

4-      ¡La higiene es fundamental!

Es sumamente importante la higiene para dar una buena impresión, asegúrate de que tu ropa no tenga manchas y que tus zapatos estén limpios, eso puede dar la impresión de que no eres ordenada, tu peinado debe ser lo más formal y sencillo posible, evita llevar un peinado que usarías para una boda o evento importante. Lleva un perfume sutil sin exagerar porque podría resultar desagradable si lo usas en exceso y el entrevistador se podría distraer fácilmente.

5-      ¡Usa ropa formal!

Aunque nos pueda parecer difícil, lo más importante es que nuestra imagen sea percibida como formal y confiable. Evita usar pantalones de mezclilla y blusas de algodón, eso da la impresión de que no eres formal, en su lugar, usa un traje sastre o un pantalón formal con un saco o blazer y una blusa de botones en un tono claro que combine con el color del resto de tu vestimenta. Evita las faldas demasiado cortas o la ropa de lycra demasiado ajustada, podría dar la impresión de que no eres seria, esto suele distraer demasiado al entrevistador, los escotes exagerados tampoco son una buena idea para una entrevista profesional.

6-      ¡Siéntete segura de ti misma!

Realmente no hay mejor ropa que la seguridad, reconoce tus talentos y tus conocimientos, siéntete apta para el puesto al que aspiras, no temas nuevos retos y esto será percibido por tu entrevistador. En ocasiones la inseguridad nos hace sabotearnos, incluso olvidamos cosas que sabemos a la perfección, así es que confía en ti y en tus capacidades.

 



Tags: colores, estilo, negocios, profesión, trabajo, vestimenta