Cómo superar una decepción sentimental

 

decepcion sentimental copia

 

Una decepción sentimental duele, sin embargo, se supera. Es muy importante tener siempre en mente la esperanza para no quedar estancada en este punto. Cuando una persona está inmersa en una decepción sentimental suele hacerse muchas preguntas a sí misma pero algunas de estas preguntas no tienen respuesta.

Así ocurre con la pregunta: ¿Por qué a mí? Es más inteligente a nivel emocional cambiar este interrogante por la pregunta: ¿Qué puedo hacer yo para afrontar esto que me ha ocurrido? Esta pregunta te dirige hacia la acción, en cambio, la primera te hace permanecer estancada en el plano de la pasividad y de la compasión.

Es esencial no asociar la felicidad con la necesidad de tener una relación de pareja porque ser feliz no es sinónimo de estar en una relación. No dejes que el desamor te afecte de tal modo que influya incluso en tu autoestima: ahora debes quererte más todavía a ti misma.

No te hagas daño a ti misma al adoptar decisiones equivocadas como querer ser amiga de un hombre del que estás enamorada. Puede ser una persona fantástica pero cuando no existe un sentimiento correspondido es esencial que cada uno haga su camino por separado ya que a nivel de higiene mental, marcar distancia con la otra persona también te ayuda a olvidar y a hacer el proceso de duelo.

Una persona puede sufrir más por las interpretaciones que realiza a partir de un hecho en concreto que por ese hecho en sí mismo. Por ejemplo, una persona que sufre un desamor puede tener un diálogo interior con ideas pesimistas del tipo: “Nunca conoceré a alguien especial” o “siempre tengo mala suerte”. Cambia este diálogo interior por frases y mensajes que sean una fuente de amor hacia ti misma.

No pongas tu felicidad a la espera de que se den unas condiciones ideales en el rompecabezas de la vida porque la felicidad se entrena siempre en presente.

Por: Maite Nicuesa Guelbenzu, Coach en Mobifriends, red social para buscar pareja



Tags: bienestar, decepción sentimental, pareja, relaciones