Cómo lidiar con la gente tóxica

 

toxicas 2

Existe un dicho que dice que las personas que menos merecen ser amadas, son las que más lo necesitan. Cuando vemos a una persona enojada, agresiva y prepotente, rara vez sabemos lo que hay detrás de esa actitud, simplemente la percibimos como una persona nociva y no nos genera ningún interés por tratarla o incluirla en nuestra vida.

La realidad es que existe un sinfín de explicaciones para esa actitud ante la vida tan negativa y destructiva; seguramente estas personas han sido víctimas de malos tratos o han sido lastimadas, y aunque no somos responsables de sus conductas, muchas veces tenemos que aprender a lidiar con ellos.
En el artículo ¡Aléjate de las personas tóxicas!, te compartimos muchos tips para identificar a este tipo de individuos y elegir si es necesario sacarlos de tu vida o no.  En esta ocasión queremos darte otros tips para que puedas lidiar con las personas tóxicas que te rodean si definitivamente no es posible que las elimines de tu existencia, como sucedería en el caso de algún familiar muy cercano o un jefe que siempre está enojado.

 
¿Cómo sobrellevar a una persona tóxica?
Una persona tóxica, siempre querrá contagiar a los que la rodean con sus actitudes y malos tratos, si alguien más tiene cierta propensión a la toxicidad, se enganchará y dará continuidad al ciclo de la relación nociva.
Podría parecer casi imposible, sin embargo hay ciertas cosas que podemos hacer para poder sobrellevar a un tóxico, estos consejos te ayudarán:

 
1-    Empieza por cambiarte a ti.

Es importante que siempre comencemos por entender que a la única persona que podemos cambiar es a nosotros mismos, no podemos hacer que alguien más lo haga, puesto que es una decisión personal. Si tú cambias, probablemente elegirás no involucrarte en ningún aspecto con personas nocivas.

2-    Reconoce cuando una persona es tóxica y cambia las expectativas que tienes sobre ella.

Como mencionamos en “¡Aléjate de las personas tóxicas!”, es importante que evitemos engancharnos con personas de este tipo, ya que si lo hacemos, tarde o temprano terminaremos por convertirnos en personas tóxicas también. A veces cuando estamos muy acostumbrados a una dinámica nociva, no logramos distinguir cuando una persona es así, necesitamos tomar conciencia al respecto y no justificar las conductas agresivas o perjudiciales. Deja de tener expectativas altas sobre las personas, ya que jamás cambiarán, al menos no por alguien más.

3-    Deja de pensar que sus conductas tóxicas son normales y están bien.

Como mencionamos en el punto anterior, es necesario que asumamos que estamos lidiando con una persona tóxica, así mismo, debemos reconocer que sus conductas no son normales. No es normal que alguien ofenda, humille, engañe o manipule a otra persona, así es que si queremos mantenernos libres de su toxicidad, necesitamos reconocer primero que sus acciones son anormales.

4-    Pon límites sanos ante los malos tratos y las malas actitudes.

Cuando ponemos límites, quiere decir que nos valoramos y no permitimos que alguien más nos maltrate o nos contamine con sus malas actitudes y conductas, por ello es importante que de una forma equilibrada, busquemos la forma de poner límites para no permitir que nadie nos trate de una forma negativa.

5-    No tomes sus conductas de forma personal.

Cuando hemos reconocido que una persona es tóxica, necesitamos dejar de tomar sus conductas de forma personal. Muchas veces pensamos que las actitudes de otros tienen que ver con nosotros y esto no siempre es una realidad. Hay muchas cosas sucediendo dentro de una así, tiene que ver con su historia personal y la forma en que aprendió a enfrentar la vida, por ello debemos asumir que a menos que nuestra conducta hacia esa persona haya sido igualmente nociva, no tiene nada que ver con nosotros.

6-    Practica la compasión sin justificar las conductas tóxicas.

La compasión, es una de las mejores emociones que podemos tener, ya que nos ayuda a reconocer el sufrimiento en el otro y como consecuencia comprendemos su situación sin tomar sus conductas como algo personal, ni juzgar. Sentir compasión al final nos ayuda más a nosotros que a la persona en cuestión, sin embargo, es importante que no justifiquemos las conductas negativas sólo porque la otra persona sufre, hay mucha gente que ha sufrido demasiado y no por ello se ha dedicado a lastimar a otros o a hacerlos sentir mal.

7-    Asegúrate de encontrar tiempo para ti, para alejarte de las cosas y las personas negativas lo más posible.

Cuando vivimos o trabajamos con personas tóxicas, necesitamos encontrar un espacio para alejarnos, ya que de otra forma, terminaremos por contagiarnos de su negatividad. Si tomamos un tiempo para relajarnos y hacer actividades que nos gusten, nos sacudiremos todo lo nocivo y recargaremos energía.
Como ya sabemos, hay ocasiones en que no podemos alejarnos de la gente negativa, por ello te brindamos los tips anteriores, sin embargo, procura que en tu vida haya la menor cantidad de personas tóxicas posible. Aléjate de las “amistades” que sólo tienen críticas destructivas y malos comentarios para ti, de la pareja que no te trata con respeto o te engaña, de los compañeros de trabajo que siempre esparcen rumores o chismes, de los familiares lejanos (o no tan lejanos) que te agreden y te hacen sentir mal de ser tú.

¡La única persona con la que tienes que convivir hasta el fin de tus días, eres tú! Asegúrate de no volverte una persona tóxica.



Tags: bienestar, creencias, personas tóxicas, relación, relaciones