Cómo liberarse del miedo al compromiso

por Redacción Fratela

miedo compromiso

Se dice que una persona está comprometida cuando cumple con todas aquellas acciones que se requieren para alcanzar un objetivo individual o común. Es posible que lo primero que nos venga a la mente cuando hablamos de compromiso, sea una relación de pareja estable, sin embargo, esta definición es mucho más extensa y se aplica en cualquier área de nuestra vida.

El compromiso, implica poner toda nuestra energía en algo para cumplir un objetivo; podemos comprometernos con las relaciones interpersonales, nuestra vida profesional y académica, nuestra salud, al ejercicio, etc.

¿Por qué tenemos miedo al compromiso?

Generalmente, este temor surge durante la infancia cuando en nuestro hogar, no obtuvimos el apoyo emocional necesario para desarrollar el compromiso en alguna o varias áreas de nuestra vida.

Es posible que tengamos miedo al compromiso si en nuestro hogar se nos condicionaba el afecto y el apoyo con expectativas demasiado altas que al no poder ser cubiertas, nos generaban una profunda frustración que devaluaba la imagen que teníamos de nosotros mismos. Por ello en vez de elegir esforzarnos más para cumplir nuestras metas, elegimos huir de las responsabilidades por temor a fracasar o a jamás cubrir nuestras expectativas y las de los demás.

En nuestras relaciones interpersonales, repetimos el mismo patrón, es como tener un pie dentro de la relación y uno fuera de ella para asegurarnos de que no saldremos lastimados porque tenemos un profundo temor al rechazo y al abandono, puesto que pensamos que no tenemos la capacidad de llenar las expectativas de las demás personas porque así nos lo hicieron sentir durante nuestra niñez.

“Por más que me esfuerce, jamás seré lo suficientemente bueno”.

Este es el pensamiento más recurrente de una persona con temor al compromiso. Generalmente el fracaso escolar durante la niñez, se verá reflejado en la vida profesional de un adulto, esto sucede en casos donde la persona dura poco tiempo en sus trabajos o pelea continuamente con la autoridad. Le abruman sus responsabilidades y busca huir de ellas para que los demás no noten su sensación de insuficiencia, esto lo logra culpando a otros de sus errores y problemas.

¿Cómo me libero del temor al compromiso?

1- Reconoce la razón por la cual tienes miedo al compromiso.

Identifica el área de tu vida en la cual no creas que puedas comprometerte por ejemplo en el trabajo y en una relación de pareja. Detrás del miedo al compromiso en el trabajo puede estar el fracaso escolar y detrás del miedo a tener una relación de pareja, puede estar el abandono físico y emocional de uno o ambos padres. Reconoce que esta situación está en el pasado y no tiene por qué seguir definiendo tu vida.

Si lo consideras necesario, busca ayuda profesional para superar esos posibles traumas de infancia que hoy no te permiten tener una vida plena y feliz.

2- Admite que siempre estás comprometido con algo, seas consciente de ello o no.

Aun cuando no seamos conscientes de ello, al no comprometernos con algo, nos estamos comprometiendo con lo contrario. Como mencionábamos al principio, el compromiso implica darle toda tu energía a algo; cuando eliges procrastinar, quitas tu energía a alguna actividad productiva pero se la das a otra actividad sin relevancia; como ver la televisión o dormir, tu compromiso está puesto en estas actividades.

Tienes la capacidad de elegir hacer un esfuerzo por canalizar esa energía a algún objetivo que te beneficie. En vez de ver la televisión puedes hacer ejercicio o salir a dar un paseo.

3- Reconoce el impacto negativo que tiene la carencia de compromiso en tu vida.

Cuando no tenemos conciencia del costo que tiene en nuestra vida un “compromiso negativo”, no nos vemos en la necesidad de cambiarlo. Reconocer todo lo que hemos perdido por tener estas conductas, nos puede llevar a esforzarnos por cambiarlas. Por ejemplo; tu temor al compromiso a una relación de pareja, te ha llevado a estar solo sin afectos genuinos, mientras que hay personas se sienten amadas y valoradas por su pareja. En este caso pierdes la posibilidad de experimentar el amor, apoyo y atención recíproca que brinda una relación estable y comprometida.

4- Ama y acepta la parte de ti que tiene miedo al compromiso.

Culparse y recriminarse por no ser capaz de comprometerte, jamás te ayudará a cambiar la situación, será todo lo contrario, sólo generará más temor y frustración. En lugar de culparte, busca sentir compasión por ti, no lástima. Acepta que tu temor al compromiso es una consecuencia de las situaciones que has experimentado a lo largo de tu vida y que antes no eras consciente de ello.

Si no buscas aceptar esta parte de ti, te volverás controlador y agresivo pasivo contigo mismo.

5- Busca comprometerte poco a poco con aquello que quieres en tu vida.

Hoy sabes que tu energía y compromiso están puestos en lo opuesto de lo que te gustaría, elige poco a poco ir cambiando esa energía hacia lo que si quieres. Por ejemplo, si quieres bajar de peso, comienza por hacer un poco de ejercicio y después poco a poco reduce la cantidad de alimentos que consumes diariamente, paulatinamente, irás cambiando tus hábitos y te comprometerás con tu salud y bienestar.

6- Conoce y acepta tus emociones tal como son.

Muchas veces buscamos huir de las situaciones para no enfrentaros al dolor y al sufrimiento por nuestras huellas de abandono. Cuando aceptas la posibilidad de sentir dolor sin temor al no asociarlo con el sufrimiento, le quitarás todo el poder, ya que lo que te detiene de comprometerte, es el miedo a sufrir.

7- Elimina el perfeccionismo y la autocrítica de tu vida.

El perfeccionismo es un enemigo muy grande, encontrarle defectos a todo, es una forma de justificar la falta de compromiso y nuestra inevitable huida. La solución es dejar de enfocarse en lo malo y comenzar a enfocarse en lo bueno, haz esto no sólo con los demás, sino también contigo. Busca lo bueno de todas las cosas y perderás razones para no comprometerte con ellas.

8- Mejora tu autoestima y la imagen que tienes de ti.

La autoestima como hemos mencionado en varias ocasiones en Fratela, es una de las partes más importantes del desarrollo personal. Sin autoestima, es muy difícil que logres algo en la vida, por ello cultivarla y mejorarla, es indispensable.

Mejorar la imagen que tienes de ti, también te ayudará a mejorar la imagen que tienen los demás de ti, esto por más increíble que parezca, es totalmente cierto. Busca todas aquellas cosas que aprecies de ti y desarróllalas al máximo.

Sin duda, el miedo al compromiso te ayudó a sobrevivir en un momento de tu vida, sin embargo, hoy tiene un costo muy alto para ti, ya que te impide lograr cosas que te causen satisfacción. Es importante reconocer que cualquier compromiso lleva un riesgo, pero las consecuencias de no arriesgarse, nos llevan a perder miles de oportunidades de crecer y ser feliz.

Libérate de tus miedos y evita la parálisis, lo que en un momento te ayudó a sobrevivir, hoy te impide vivir una vida llena de satisfacciones y amor que sea plena, útil y feliz.



Tags: