¡Auxilio, odio mi trabajo!

 

Secretary Crying in Office

La oficina es el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestro día, 40 horas a la semana para ser exactos. ¿Qué pasa cuando detestas el lugar en el que pasas la mayor parte de tu día? Es fácil, tu vida se vuelve una tortura.

Son muchos los factores que nos pueden llevar a odiar nuestro trabajo, es por ello que nos dimos a la tarea de encontrar las razones más comunes y si este es tu caso, darte algunas soluciones a tu problema.

  • Odias las tareas que realizas. Generalmente cuando odias las tareas que realizas en tu trabajo es porque no están relacionadas con tu verdadera vocación. Es importante que hagas un ejercicio en el cual te permitas descubrir qué es lo que realmente te apasiona y podrías hacer 16 horas seguidas sin siquiera cobrar un peso, después te sugerimos que lo platiques con alguien del área de Recursos Humanos para que conozcas los programas de desarrollo profesional y plan de carrera que hay en la empresa para la cual trabajas. Quizá hay una vacante que necesita un perfil exactamente igual al tuyo.

 

  • Odias a tu jefe. Este problema es muy común, sobre todo porque  pertenecemos a una cultura que maneja jerarquías muy marcadas En algunos lugares el jefe es un ser omnipotente e inalcanzable cuyo temperamento es insoportable; si es tu caso te sugerimos que trates de mejorar tu relación con tu jefe y analices un poco tu entorno para saber si el problema únicamente lo tienes tu, o si más compañeros de trabajo comparten la misma impresión, de ser así conoce su opinión y busquen soluciones en conjunto sin llegar a armar conflictos o los famosos chismes de pasillo ya que te podrían llegar a causar conflictos más severos. También pueden buscar el consejo de alguien del área de Recursos Humanos que sepa cómo tratar esos temas.

 

  • Odias a tus compañeros de trabajo. Actualmente se está dando un fenómeno en las oficinas muy parecido al “Bullying” que sufren muchos niños en las escuelas, se le llama “Mobbing” y se está convirtiendo en un problema grave. El Mobbing, se caracteriza por el uso de prácticas poco éticas y faltas de respeto por parte de uno o más compañeros de trabajo hacia una o más personas. Las prácticas en las que pueden incurrir son: rumores o chismes sumamente negativos, humillación, maltrato psicológico, insultos, aislamiento (cuando rechazan a alguien y lo excluyen), críticas graves sin fundamento y acoso. Cuando las bromas cruzan la línea del respeto es importante que tomes acciones como hablarlo con tu jefe o con el departamento de Recursos Humanos para que te ayuden a encontrar una solución, ya que esto además de volverse una tortura diaria para ti, puede afectar la dinámica general de la empresa.

 

  • Siento que no gano lo suficiente. Con frecuencia vemos como se nos va agotando la quincena cuando aún faltan varios días para el siguiente depósito. Tratamos de estirar lo más que podemos el dinero para cubrir nuestros gastos y frecuentemente sentimos que ningún esfuerzo es suficiente para poder lograrlo. Cuando nuestro salario no nos alcanza tenemos dos opciones, la más evidente es solicitarle a nuestro jefe un aumento, esto no siempre es posible pero lo puedes intentar. La otra opción es que hagas una lista de todos tus gastos, te puedes apoyar guardando todos tus estados de cuenta y tickets de compra, anota en una lista todo lo que compraste y en lo que gastaste, te darás cuenta de que muchos de tus gastos son innecesarios, procura ahorrar y no despilfarrar, eso te podría ayudar en lo que consigues un aumento. También es importante que te acerques con el área de Recursos Humanos para que te tomen en cuenta para puestos en los cuales pudieras tener un ascenso.

 

  • Me siento estancada y no crezco dentro de la empresa. Si llevas varios años en el mismo puesto y con el mismo salario, es normal que sientas la necesidad de aprender cosas nuevas y explotar más tu talento y conocimientos, además de obtener una mejor remuneración. Es importante que definas tus necesidades y realices un plan de carrera, siempre ponernos metas nos ayuda. Una vez que hayas definido tus objetivos, ya sean profesionales o económicos, busca la ayuda de tu jefe para que te oriente en la forma en la que lo podrías lograr, recuerda que siempre es importante querer crecer y mejorar.

Hay ocasiones en las que nuestra situación en el trabajo parece no tener solución, las tareas que llevamos a cabo no mejoran, la relación con nuestro jefe sigue igual, seguimos padeciendo el acoso de nuestros compañeros o sentimos que por más que nos esforzamos no llegamos a ningún lado. Cuando te sientas de esta forma recuerda que el lugar donde trabajas no es el único sobre la faz de la tierra y que es posible que encuentres otro empleo que se ajuste más a tus necesidades. No te sugerimos que abandones tu trabajo y quedes como barco a la deriva sin saber qué hacer o cómo pagar tus gastos, sino que debes de comenzar a buscar nuevas oportunidades aun cuando ya tienes un empleo seguro. Puedes mandar tu Curriculum a distintas empresas y comentarle a tus amigos y conocidos que buscas trabajo, por si saben de algo para ti.

Recuerda que en esta vida, la única limitación que vamos a encontrar es la que nosotras mismas creamos. Confía en ti y en tus capacidades, no tengas miedo de hablar por tu talento y conocimientos, muchos lugares valoran estas cualidades y tienen un ambiente amigable y solidario, no todos los empleos son una cruz que tenemos que cargar, allá afuera existe el trabajo de tus sueños.

 

 

 

 



Tags: enojo, negocios, profesión, superación, trabajo, tristeza