8 Síntomas de una relación destructiva

8 sintomas relacion destructiva

Estando en una cena entre amigas hace algunos días, el 80% de la conversación durante la reunión fue acerca de hombres, algunas habíamos pasado por decepciones amorosas y otras se encontraban aún en relaciones difíciles que las mantenían en una tristeza permanente. Definitivamente en este grupo ninguna se consideraba afortunada en el amor.

Esta es una situación muy común, muchas mujeres sienten una tristeza permanente que afecta todas las áreas de su vida provocada por su relación de pareja. Existe más de una forma de relacionarse:

  • Las relaciones funcionales, son aquellas en las que se mantiene un equilibrio, donde las personas involucradas tienen una autoestima sana y gracias a ello se relacionan sanamente, se apoyan e impulsan para crecer y  tienen un proyecto de vida en común.
  • Las relaciones disfuncionales, son aquellas en las que las personas discuten demasiado y viven en tensión ocasional  o frecuente debido a su incapacidad para relacionarse adecuadamente, no tienen un proyecto de vida en común y siempre tienen problemas.
  • Las relaciones destructivas, son aquellas en las que una o ambas personas buscan destruirse a sí mismas o a la otra persona de manera constante e inconsciente debido a su baja autoestima.

Es común que dentro de las relaciones se presenten conflictos, al final nadie es perfecto ni tiene porque serlo, sin embargo hay situaciones en las que la tensión y los conflictos dejan de formar parte de los procesos de una relación normal y pueden indicar que nuestra relación más allá de ser solamente disfuncional, puede ser realmente destructiva. Debemos recordar que las relaciones son de dos y que ambas personas son responsables de lo que ocurre dentro de la vida en pareja.

Una relación destructiva puede tener consecuencias aún más graves en la vida de una persona, ya que esta situación no sólo afecta su vida en pareja sino que puede perjudicarla en todas las demás áreas.

Estos son los síntomas principales de una relación destructiva:

1-      Una o ambas partes consideran que tienen el derecho de controlar la vida de la otra persona.

2-      Una de las dos personas debe renunciar a sus amistades, actividades e incluso a sus familiares o a su trabajo para complacer a la otra persona.

3-      Cuando una de las personas no hace lo que la otra quiere, ésta se llena de ira y tiende a “castigarla” con su silencio o su indiferencia.

4-      Una de las partes tiende a minimizar  los logros de su pareja o la desmotiva con comentarios, críticas o juicios.

5-      Es común que la persona más agresiva dentro de la relación, tenga cambios bruscos en su temperamento, de repente puede ser muy “dulce” o amable y cambiar súbitamente para ser violento e intolerante. Esta situación hace que la parte agredida mantenga la esperanza de que las cosas cambien.

6-      Una de las partes es sumamente celosa y controladora, le dice cómo elegir a sus amistades, su forma de vestir, de hablar y actuar.

7-      La persona menos agresiva puede vivir con miedo constante, sentirse inadecuada o como si su pareja “le hiciera el favor” de estar con ella, se sienten menos importantes que la otra persona.

8-      En casos extremos puede haber violencia verbal, psicológica o física.

Las personas que tienen este tipo de relaciones tienen una autoestima baja, tanto las agresivas como las pasivas. Cuando una persona no se ama lo suficiente necesita controlar al otro o minimizarlo para poder sentir que no será abandonada o elegirá ser sumisa y aceptar cualquier trato negativo con tal de no perder a su pareja.

Todas las áreas de la vida de una persona se verán afectadas si permanece dentro de esta relación, tendrá dificultades para concentrarse en el trabajo, no podrá mantener una relación equilibrada con sus familiares y amigos, su autoestima se verá cada vez más afectada y su calidad de vida se deteriorará.

Si una relación tiene más de uno de estos síntomas, es posible que se trate de una relación destructiva, ninguna relación sana o equilibrada implica maltratos, control exagerado o humillaciones. Si una relación te hace sentir triste o poco valiosa, no merece la pena seguir en ella. Vale la pena conocer el origen de esta situación, con frecuencia las personas que tienen este tipo de relaciones lo aprendieron en casa con sus padres, si es tu caso, busca el apoyo de una psicóloga para corregirlo.

La clave para superar esta situación es trabajar en tu autoestima, reconocer tu valor y confiar en que puedes relacionarte con una persona sana. Las relaciones deben ser constructivas, ambas personas deben apoyarse para crecer y mejorar. Busca ayuda profesional si te identificas con alguno de los puntos. Tanto hombres como mujeres podemos ser agresivos o pasivos. Para bailar tango se necesita de dos personas.

 Comparte en los comentarios si tu has logrado dejar una relación destructiva y cómo lo lograste para que otras mujeres podamos aprender de tu experiencia.

 



Tags: amor, mujer, pareja, relación destructiva, relaciones, superación