7 tips para no sucumbir ante la comida chatarra en el trabajo

por Redacción Fratela

 

Por Antonio Dávila.

La máquina expendedora siempre está ahí, y la comida rápida a unos pasos, por eso es demasiado fácil caer ante la tentación de comer comida chatarra en el trabajo, pero sabes muy bien, como nosotros, que no te conviene. Hay formas de evitar esas papas fritas y galletas de bolsita cuando se está en la oficina y hoy te contamos cómo con nuestros 7 tips para no sucumbir ante la comida chatarra en el trabajo.

 

  • Come un desayuno completo en casa

La razón más simple por la que acabamos comprando comida chatarra en la oficina es que tenemos antojos, además de hambre. Si tomas un desayuno completo antes de salir de casa entonces serás mucho menos suceptible a la tentación matutina. Además, recuerda que desayunar bien y balanceado activa tu sistema digestivo y te ayuda a perder peso. Olvídate de ese vaso de jugo solitario y prepárate un buen omelette acompañado de fruta o incluso un rico sándwich de pavo.

 

  • Empaca tus propias botanas

Si ir a la maquinita es fácil, estirar el brazo hacia tu bolsa lo será aún más. Una de las mejores formas de olvidarte de los snacks poco saludables es preparar los tuyos en casa y llevarlos a la oficina. Puedes empacar unos pepinos y zanahorias cortados en tiras en un mason jar y hasta abajo puedes agregar ½ taza de hummus, de esta forma tendrás deliciosas verduras con un saludable dip.
*Para saber cómo hacer tu propio hummus lee la receta al final del texto.

 

  •  Ten cuidado con lo que tomas

Comer comida chatarra en el trabajo no se reduce a productos sólidos como papas, donas o galletas, también hay que tener en cuenta lo que bebes. Los refrescos (aunque sean light), los jugos no naturales y el café (aún más cuando tiene azúcar y leche), pueden contener la misma azúcar que cualquier otro producto de bolsita. Mejor toma agua fresca que te hidratará con cero calorías, o prepárate un té de limón que también te llenará de vitamina C y antioxidantes.

 

  • Mantente en calma

Está medicamente comprobado que el estrés lleva a comer impulsivamente, así que evitar esa comida llena de azúcar y grasa no sólo se trata de fuerza de voluntad, sino también de serenidad. Duerme tus ocho horas diarias, trata de hacer yoga o pilates y nunca olvides desayunar con calma antes de ir al trabajo para tener un poco de tiempo para ti antes de que empiece el día.

 

  • Evitas las tentaciones

Para muchos las 4pm es la peor hora. En ese momento la comida ya parece lejana y aún quedan un par de horas para poder salir del trabajo. Aunque hayas llevado tus snacks saludables, el sólo ver una dona o un plato con dulces puede hacerte tropezar. Trata de no pasar por donde está la comida chatarra, usa otra ruta o incluso sal unos minutos a platicar con tu mejor amiga del trabajo o a hacer una llamada. Debes ser fuerte, pero también alejarte de las tentaciones.

 

  • Cuidado con las fiestas

Todos hemos estado ahí: la celebración de un cumpleaños, la despedida de un compañero del trabajo, esos eventos oficinistas siempre vienen acompañados de pastel, refresco y papas. Ten en mente que comer un poquito de pastel de repente no te va a matar ni mucho menos, pero una forma de evitar comer esa comida de celebración es masticar un chicle cuando vaya a pasar, el sabor hará que se te antoje menos. Otra forma es llevar tu propio postre saludable y darle sorbos a un dulce y sano smoothie en lo que los demás acaban con el chocolate.

 

  • Controla tu almuerzo

En cada oficina hay diferentes tentaciones, puede haber una isla de antojitos o una cafetería con postres y para evitarlos debes reducir tus opciones. Lo ideal sería que empacaras tu propio lunch saludable, sabiendo que tienes una rica ensalada no querrás gastar de más en la oficina y así ayudarás a tu economía. La segunda alternativa es siempre ir por el menú, no hay oficina que no tenga una opción light para comer, así que podrás disfrutar de tres tiempos de rica comida casera sin sentirte culpable.

 

No lo olvides, si sigues estos 7 consejos para no sucumbir ante la comida chatarra en el trabajo, seguramente comenzarás a tener una vida mucho más saludable.

 

Agradecemos la colaboración del sitio: Kiwilimon 



Tags: