11 hábitos para adoptar después de los 30

por Redacción Fratela

11 habitos 30

Al llegar a los 30, seguimos en la “flor de la juventud”, sin embargo, ha llegado el momento de tomar acciones y adoptar hábitos que nos permitan mantener una calidad de vida excelente y mientras más pronto comencemos, será mejor.

Las personas somos lo que hacemos todos los días, cada paso por más pequeño que parezca, nos acerca un poco más cada vez a la persona que queremos ser y a la vida que queremos tener. En Fratela, te compartimos algunos hábitos que harán tu vida mejor.

  1. Aprende a conocerte a ti misma y a manejar tus emociones.

Algo que nos regala el paso del tiempo, es la madurez. Cuando aprendemos de nuestras experiencias y entendemos por qué pasan las cosas, la vida se vuelve más fácil. Conocerte a ti misma, te ayudará a elegir lo que quieres para tu vida y a no cometer los mismos errores una y otra vez. La posibilidad de manejar tus emociones, te ayudará a sentirte mejor y a enfrentar de una manera más positiva las situaciones que te presente la vida.

 2. Encuentra algún deporte o ejercicio que realmente disfrutes.

Si nunca has disfrutado de salir a correr al parque o usar una bicicleta y siempre has dicho que odias el ejercicio, seguramente es porque no has descubierto alguna actividad que realmente te guste. Nuestra recomendación es que pruebes todo hasta que encuentres algo de tu agrado, por ejemplo; yoga, danza, spinning o ciclismo, correr, nadar, etc.Si no amas la actividad que haces, seguramente dejarás el ejercicio rápidamente, por ello busca algo que te guste y crea el hábito repitiendo esa actividad durante al menos 21 días continuos.

3. Come sanamente; evita el azúcar y la chatarra.

Es repetitivo y lo escuchamos todo el tiempo en todos lados, pero nada te ayudará a mantener una buena calidad de vida después de los 30 que una alimentación sana. Muchas enfermedades relacionadas al soprepeso como la diabetes y la hipertensión, tienen una profunda conexión con el consumo de azúcar y grasas trans (elevan el colesterol “malo” y los triglicéridos). En resumen, si quieres mantener una buena salud, debes comer más frutas y verduras, beber más agua natural y moderar mucho más la chatarra (las frituras, los postres y los refrescos)

 4. Deja de fumar.

¡Esto también lo dicen todo el tiempo y vuelven a tener razón! El tabaquismo está entre las principales causas de muerte prematura a nivel mundial. Es responsable del 90% de las muertes por cáncer de pulmón. Sin duda son suficientes razones para evitarlo a toda costa, pero si esto no te parece suficiente, el tabaco también te hace envejecer mucho más rápido, ya que impide que tu cuerpo se oxigene adecuadamente. Como puedes ver, tienes demasiadas razones para pensar en abandonar esta adicción.

5. Comienza a llevar una vida activa.

El sedentarismo, también es una fuente inagotable de enfermedades, por ello, lo mejor es que procures moverte con frecuencia. Hay quienes buscan sólo moverse para lo mínimo indispensable, pero esta es una de las principales causas de obesidad. Busca caminar al menos media hora al día y levantarte de tu asiento con frecuencia. Tu cuerpo te lo agradecerá.

6. Reduce tu consumo de alcohol.

Algunos estudios aseguran que una copa de vino al día es buena para la salud, pero cuando nuestro consumo de alcohol excede las 7 copas a la semana, podemos llegar a tener problemas de salud o incluso una adicción. La mala noticia, es que el alcohol en grandes cantidades también acelera el envejecimiento, ya que te deshidrata… Eso sin contar que en grandes cantidades afecta el hígado, el páncreas, contiene demasiadas calorías y a nivel emocional puede causar estragos. Para estar saludable es importante moderarse.

7. Esfuérzate por amarte y valorarte a ti misma.

Poco se puede lograr en esta vida cuando no nos amamos a nosotras mismas. Si no nos valoramos, es casi imposible que reconozcamos nuestros talentos y habilidades y viviremos pensamos que no hacemos nada bien o que no merecemos ser felices. Es importante comenzar a trabajar en nosotras mismas para lograr amarnos y valorarnos, ¿te unes al reto?

8. Mantén contacto frecuente con tus amigos y seres queridos.

Conforme crecemos y maduramos, es común que perdamos contacto con las personas que han sido importantes en nuestra vida, sin embargo, es un muy mal hábito, ya que el tiempo que perdemos al estar lejos de ellos, no volverá. Busca mantener un contacto constante con la gente que te importa y que es buena para ti, esta es la base de una vida sana y positiva.

9. Cuida tu salud y visita con regularidad a tu doctor.

Cuando somos muy jóvenes, la salud es una de las cosas que menos nos importan porque damos por sentado que siempre mantendremos la misma juventud y salud y esto evidentemente no es una realidad. Particularmente para nosotras las mujeres, es importante visitar con regularidad al ginecólogo, ya que cuidar nuestra salud debe ser prioritario para prevenir diversas enfermedades como el cáncer de mama y el cáncer intrauterino que puede ser provocado por el Virus del Papiloma Humano. Llevar una vida sana, también implica cuidar de nuestra sexualidad al ser responsables para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.  Pero no olvides también visitar al dentista y a algunos otros especialistas como puede ser una nutrióloga, ya que te ayudarán a mantener tu salud.

10. Encuentra momentos para desconectarte de tus aparatos electrónicos y del trabajo.

La vida moderna nos ha llevado a depender de cosas externas, pasamos más tiempo en el trabajo que con nuestra familia en nuestro hogar y ahora ese horario laboral se ha extendido gracias a los teléfonos inteligentes. Es importante que procures desconectarte de tus “gadgets” para que puedas realizar otras actividades que te ayuden a mantenerte en equilibrio. Busca tiempo para desconectarte del trabajo, en especial los fines de semana y bríndale tiempo de calidad a tus seres queridos y a ti misma.

11. Cuida tu rostro con protector solar y cremas humectantes.

Coco Chanel, sabiamente decía: “La naturaleza te da la cara que tienes a los 20, a los 50 depende de ti.” Si no empiezas a cuidar la piel de tu rostro desde antes de los 30, a los 40 realmente estará afectada, por ello te sugerimos que te laves la cara dos veces al día, una en la mañana y otra en la noche. Evita por sobre todas las cosas irte a dormir con maquillaje y con la cara sin lavar, esto realmente daña tu piel y a la larga te hará ver mayor. Siempre que laves tu rostro, usa cremas humectantes especiales para rostro y contorno de ojos, mantén siempre tu piel bien hidratada. No olvides el protector solar, ya que la sobreexposición al sol es una de las principales causas de envejecimiento prematuro y cáncer en la piel. Cuida tu rostro, te prometemos que es algo que te agradecerás con el paso del tiempo.

Como sabes, a los 30 tienes toda la vida por delante, pero es importante comenzar a hacer cosas para mantenernos saludables tanto en el interior como en el exterior. Para vivir en equilibrio, es importante aprender valorarnos y amarnos desde el interior.

¡No esperes más y comienza a adoptar estos hábitos!



Tags: